Desde 2007, cada 2 de abril se celebra el Día Mundial de Concienciación sobre el Autismo.

  • El autismo —denominado también trastorno del espectro autista (TEA)— constituye un grupo de afecciones diversas relacionadas con el desarrollo del cerebro.
  • Las características pueden detectarse en la primera infancia, pero, a menudo, el autismo no se diagnostica hasta mucho más tarde.
  • Aproximadamente uno de cada 100 niños tiene autismo.
  • Las capacidades y las necesidades de las personas con autismo varían y pueden evolucionar con el tiempo. Aunque algunas personas con autismo pueden vivir de manera independiente, hay otras con discapacidades graves que necesitan constante atención y apoyo durante toda su vida.
  • Las intervenciones psicosociales basadas en evidencias pueden mejorar las aptitudes sociales y para la comunicación, y tener un impacto positivo en el bienestar y la calidad de vida tanto de las personas con autismo como las de sus cuidadores.
  • La atención a las personas con autismo debe ir acompañada de medidas en el ámbito comunitario y social para lograr mayor accesibilidad, inclusividad y apoyo.

(Puedes encontrar esta información y más en la web de la Organización Mundial de la Salud)

La educación es clave para mejorar las vidas de las personas con autismo, que suponen alrededor de una cuarta parte del alumnado con necesidades educativas especiales y aproximadamente un 1% del total. Hoy hemos recogido para ti una selección de artículos que aportan evidencias científicas sobre el TEA y acciones que ya están mejorando sus vidas desde los centros educativos: 

Desde el Periódico Educación continuaremos trabajando día a día para hacer llegar a toda la ciudadanía una información basada en evidencias de impacto social, es decir, información que sirve para mejorar la educación y, por tanto, las vidas de las personas.

[Imagen: canva.com]