Se ha enviado por Twitter una crítica a un artículo de PE añadiendo un artículo de Edgardo Castro que considera que cuestiona las afirmaciones sobre la defensa y el ejercicio de la pederastia por parte de Foucault. Hay que dar las gracias porque, ante la total falta de argumentos y nivel teórico, la mayoría de los seguidores de Foucault no se atreven a entrar en debate público y se dedican a criticar y difamar.

El propio artículo del señor Castro confirma que Foucault defendía la pederastia cuando cita sus palabras: 

“Un reconocimiento de los derechos del niño y del adolescente a mantener relaciones con las personas que elijan”

También cuando hace un análisis de su posición: 

“Respecto de la cuestión de la infancia, Foucault sostiene que las relaciones consentidas no deberían ser penalizadas.”

El artículo de Edgardo Castro tiene, entre otros, un error elemental. Defender que menores con edades de 10, 6 o 2 años de edad pueden ser libres para dar su consentimiento a sexo con personas adultas, defender que no se penalice es defender la pederastia, el abuso sexual con menores. 

Otro error del mismo tamaño de Edgardo Castro es teórico, muy frecuente entre defensores de Foucault, cuando dice que no hay nada en su obra a favor de la pederastia (él la llama pedofilia). Pongo una cita larga de Castro: 

“A este utopismo hay que pasarlo por el tamiz conceptual de Vigilar y castigar y de La voluntad de saber. La idea de consenso es utilizada, en efecto, de manera abstracta, como si pudiese ser siempre límpido, solo contractual, como si su práctica no estuviese atravesada por múltiples relaciones, incluso de poder”. 

Cualquiera que haya leído seriamente a Foucault sabe que está en contra de quienes critican el poder diciendo que reprime, excluye, etc. En la página 198 de uno de los libros que cita Castro, Vigilar y Castigar, dice: 

«Hay que cesar de describir siempre los efectos de poder en términos negativos:  “excluye”, “reprime”, “rechaza”, “censura”,  “abstrae”, “disimula”, “oculta”. De hecho, él produce; produce realidad; produce ámbitos de objetos y rituales de verdad. El individuo y el conocimiento que de él se puede obtener corresponden a esta producción.»

Puesto que según Foucault todo son relaciones de poder, lo son tanto las violaciones como el libre consentimiento, tanto el sexo con alguien de 18 años como el sexo con alguien de 8. Por lo tanto, no se puede prohibir ni es mejor uno que otro. Las obras de Foucault no tienen ningún elemento desde el que se pueda prohibir la pederastia. 

Que nadie entienda de este artículo que estoy proponiendo la cancelación o la prohibición de leer Foucault, yo mismo he tenido que leer y releer sus muy mediocres libros. Pero que tampoco nadie entienda que estoy proponiendo que se lean, hay millones de libros de más nivel intelectual para elegir. Es mejor y más agradable leer artículos científicos que lo dejan muy claro.

[Imagen: Freepik]

Por Ramón Flecha

Catedrático Emérito de la Universidad de Barcelona. Investigador número 1 del ranking científico internacional Google Scholar en las categorías de "gender violence" y "social impact" (violencia de género e impacto social, respectivamente). Director de REVERS-ED.