Cada vez más personas, de más países, me preguntan por redes en privado si es fiable la ponente que está haciendo una formación o el tuitero que tienen de referencia. Siempre intento que aprenda a buscarlo cada persona que lo pregunta. Supongamos que la ponente habla de la utilidad o no de basarse en los estilos de aprendizaje de cada individuo. Sitúa como referencia de este tema el artículo The Enduring Appeal of ‘Learning Styles’ de una autora llamada Scott. Tenemos que saber hasta qué punto se ha validado científicamente o no ese artículo:

Minuto 1:



  1. Ponemos en Google el título del artículo entre comillas
  2. Apretamos en la entrada donde viene ese título y con esta URL: https://journals.sagepub.com



  1. Miramos el Impact Factor de la revista (en la parte superior) que es 2,415, que es un indicador de las personas investigadoras que lo citan un año concreto en sus propios artículos.

En un minuto, ya hemos sabido que la revista está validada científicamente, hay personas investigadoras que leen sus artículos y algunas los consideran tan importantes como para citarlos. Si queremos emplear un minuto más, podremos saber hasta qué punto está validada.

Minuto 2:

  1. Apretamos en Impact Factor para ver si eso es mucho o poco en el ámbito de la revista y vemos los tres rankings más validados: Journal Citation Reports, Scopus y Google Scholar.


  1. Cada uno de esos tres rankings tiene una forma de calcular el impacto. De esos tres rankings, si apretamos a uno de ellos, por ejemplo, en Journal Citation Reports, vemos que es este ranking el que la revista ha elegido para poner su Impact Factor: 2,415.
  2. Vemos que además pone 137 de 267. Es decir, hay 267 revistas indexadas en ese ámbito, por lo cual con 137 no llega por poco al segundo cuartil (Q2) y está en el tercero (Q3). Aunque estaría mejor que fuera Q1, que sea Q3 significa que está validada científicamente; por hacer un símil, ha sacado el título de magisterio con una nota final de aprobado alto, aunque no de excelente. Eso está bien teniendo en cuenta que muchos ponentes presentan propuestas ocultando que no han obtenido ninguna validación científica, es decir que, usando ese símil, no han aprobado las asignaturas del grado de magisterio, no tienen el título.

Minuto 3: 

En el minuto 2, hemos logrado saber la validación científica de la revista, pero no del artículo. Public Library of Science (PLOS) fue una iniciativa de personas de ciencia sin ánimo de lucro contra el negocio y el control de editoriales tradicionales de las revistas que cobran por leerlas y que, por tanto, no están al acceso libre y gratuito de la ciudadanía. PLOS, agente activo de la ciencia abierta, lanzó la idea muy acertada de tener en cuenta el impacto del artículo y no de la revista, que pueden ser totalmente diferentes. El Altmetrics requeriría otro artículo como este, pero aquí vamos a ver solo ese punto en concreto. 



  1. Volvemos atrás y apretamos “Metrics and citations”, viendo que tiene 47 citas en Web of Science. Es decir, que desde el año 2010 en que fue publicado, 47 veces personas investigadoras lo han citado en sus propios artículos científicos.


Muchas y muy diversas personas me han agradecido estas indicaciones. Espero con este artículo hacer públicas esas instrucciones y así colaborar con la comunicación de la ciencia a la que toda persona tiene derecho y que es tan clave para que el esfuerzo, por ejemplo del profesorado genere mejoras de resultados. Por supuesto, son solo unas primeras indicaciones que luego hay que ir precisando, pero esta primera parte, si se ha entendido, os será muy útil para evitar engaños. Bienvenidas serán las críticas que así ayudarán a clarificar mejor lo que es difícil hacer en tan poco espacio. Sin embargo, la mayoría de las que se están haciendo a las revistas científicas no son ciertas, como ya he clarificado en un artículo anterior cuya lectura y referencia os aconsejo para argumentar frente al tsunami de pseudociencia que trata de invadirnos. 

[Imagen: Pixabay]

Por Ramón Flecha

DAAD Gastprofessor Universität Wurzburg. Catedrático Emérito de la Universidad de Barcelona. Investigador número 1 del ranking científico internacional Google Scholar en las categorías de "gender violence" y "social impact" (violencia de género e impacto social, respectivamente).