El lenguaje que usamos al comunicarnos con otras personas es importante por las interacciones y relaciones que creamos. Esto resulta fundamental en las escuelas, donde el profesorado se esfuerza por conseguir que su alumnado vea lo que es bueno para ellos y ellas como atractivo; es decir, por hablarles uniendo el lenguaje de la ética con el lenguaje del deseo. Por ello, es fundamental conocer lo que nos dicen las evidencias científicas sobre la importancia de usar el lenguaje del deseo hacia las relaciones no violentas y cómo potenciarlo, en este caso, durante las tertulias literarias dialógicas.

El lenguaje del deseo es la capacidad del lenguaje para generar atracción. Este lenguaje predomina entre los diálogos de los y las adolescentes, pero también es utilizado en los medios de comunicación, en las redes sociales y en otros contextos que ellos consideran atractivos. Además, tiene en cuenta los deseos y gustos de los adolescentes, por lo que desencadena emociones y acciones. El lenguaje del deseo se puede expresar también mediante el lenguaje no verbal, acompañado de gestos, miradas, postura corporal, distanciamiento, etc.

El lenguaje de la ética, por su parte, es la forma del lenguaje que utilizamos para describir valores. A menudo es usado por docentes y familias para describir como buenas o convenientes a aquellas personas que representan valores y relaciones éticas. Sin embargo, estos diálogos que utilizamos en el lenguaje de la ética a veces son vistos por los y las adolescentes como aburridos y poco atractivos.

Las tertulias literarias dialógicas son una herramienta de reflexión y definición colectiva de qué es bueno y qué es malo, en base a los diálogos que se producen, para luego interiorizar un modelo alternativo no violento y utilizarlo en nuestra vida diaria. En este espacio educativo de diálogo se potencia el acercamiento del alumnado (de todas las edades, género, cultura o capacidad) a las obras de la literatura universal, desarrollando así las condiciones para que se produzca un diálogo entre iguales que una el lenguaje del deseo y el de la ética. Es en este entorno donde nuestro alumnado expresa sus reflexiones y sus sentimientos usando el lenguaje del deseo. Las mejores obras literarias universales aportan, entre otros beneficios, conocimiento y un acercamiento a valores universalmente destacados, consiguiendo una mayor reflexión y comprensión sobre nuestra sociedad. Las interacciones sociales que se dan en las tertulias llevan a las personas participantes a usar y dirigir el lenguaje del deseo hacia amistades y relaciones que comparten los mejores valores universalmente reconocidos, pero sin renunciar a la atracción y la pasión.

Ejemplo de ello son las tertulias literarias dialógicas realizadas en el IES La Albericia de Santander, en la asignatura de Francés (segunda lengua extranjera), con el clásico literario Les Misérables de Victor Hugo. Además de mejorar el conocimiento, el vocabulario y la argumentación en una segunda lengua extranjera, surge constantemente el lenguaje del deseo por parte de las y los adolescentes, para hablar de las temáticas relacionadas con el deseo como son el amor romántico, la atracción basada en valores y la valentía de los personajes que aparecen en la obra.

El amor romántico está muy denostado en la sociedad actual. Pese a que las investigaciones nos muestran que el amor romántico contribuye a tener relaciones de calidad donde se une el deseo con los mejores sentimientos, el discurso coercitivo dominante influye en la socialización, vinculando el atractivo con personas y relaciones violentas, mientras que las personas y relaciones no violentas muchas veces se perciben como convenientes, pero poco atractivas.  Sin embargo, en las tertulias literarias dialógicas, el lenguaje del deseo combinado con el de la ética rompe este discurso coercitivo y construye colectivamente los atributos que hacen a una persona deseable o indeseable.

«Peu importe à quel point Tholomyès est beau et populaire, je ne voudrais pas avoir un mari comme lui, car il a fini par mettre Fantine enceinte, toute seule avec une fille, et les a abandonnées.» Por muy guapo y popular que sea Tholomyès, no me gustaría tener una pareja como él, porque al final dejó a Fantine embarazada, totalmente sola con una hija, y las ha abandonado»). B.V. 4ºESO, sobre Los Miserables.

De igual forma, en la tertulia literaria, el alumnado establece colectivamente el atractivo basado en los valores de los personajes de la obra usando el lenguaje del deseo:

«À mon avis, Fantine est très généreuse et une bonne mère car elle est capable de vendre tout ce qu’elle a, même ses propres dents, pour que sa fille soit bien.» («En mi opinión, Fantine es muy generosa y buena madre porque es capaz de vender todo lo que tiene, hasta sus propios dientes, para que su hija esté bien»). C.P. 4ºESO, sobre Los Miserables.

«Je n’aime pas les collègues de l’atelier où travaille Fantine, ils font des commérages et lui reprochent d’être une mère célibataire pour la licencier. Je préfère avoir des collègues qui m’aident et m’écoutent.» («No me gustan las compañeras del taller donde trabaja Fantine, son cotillas y la critican por ser madre soltera para que la despidan. Prefiero tener compañeros que me ayuden y me escuchen»). A.B. 4ºESO, sobre Los Miserables.

Y, finalmente, utilizan el lenguaje del deseo para describir también la atracción hacia los personajes valientes, hacia aquellos que se posicionan.

«Il me semble très courageux que le maire Madeleine se présente au procès contre Champmathieu pour le défendre et dire toute la vérité même si cela lui faisait du mal. Nous aimerions tous être défendus si nous sommes innocents.» («A mí me parece muy valiente que el alcalde Madeleine se presente en el juicio contra Champmathieu para defenderlo y contar toda la verdad, aunque le perjudicase a él mismo. A todos nos gustaría que nos defendiesen si somos inocentes»). L.V. 4ºESO, sobre Los Miserables.

Por todo esto, resulta fundamental que persones adultes, profesorado y familias, que usan el lenguaje de la ética, incorporen y potencien también el lenguaje del deseo durante sus interacciones con los y las jóvenes cuando surjan temáticas relacionadas con el deseo, como el amor romántico, el atractivo basado en valores o la valentía. Además, podemos y debemos aprovechar las intervenciones del alumnado y su lenguaje del deseo para enfatizar el discurso sobre conductas igualitarias, hacer reflexionar sobre los comentarios realizados y lograr así un rechazo hacia las conductas violentas.

Como docentes, familiares o moderadores y moderadoras de tertulias literarias, debemos crear un discurso alternativo dentro de los diferentes espacios de diálogo e interacción en los que participan las y los jóvenes, incorporando el lenguaje del deseo y uniéndolo al lenguaje de la ética para centrar la atención y dirigirla hacia modelos alternativos de atracción y relaciones libres de violencia.

[Fotografía de aula de la autora]

Por Jesica Martín

Profesora de francés en el instituto de educación secundaria La Albericia