Escuelas democráticas, de Michael W. Apple y James A. Beane

En 1997 Michael W. Apple y James A. Beane nos mostraron ejemplos de centros educativos de diferentes etapas que consiguieron ser referentes en sus diferentes contextos por priorizar los valores democráticos y conseguir también el éxito académico, conjugando currículum de máximos y perspectiva crítica: el colegio de educación secundaria de Central Park Este; la escuela Rinde de artes técnicas; la escuela Fratney en Milwaukee y la escuela de enseñanza media Marquette.

Más allá de un ideal que conseguir, nos dan a conocer los procesos seguidos para conseguir estas realidades.

Una clave que se extrae de la lectura es que estos proyectos son posibles con profesorado que ejerza un liderazgo democrático, dialógico, y que, en coherencia, crean y tengan una vida basada en los valores que transmiten. Debe haber un intento genuino y coherente de respetar la participación de todas las personas y tiene mucho que ver con la creencia y la forma de actuar de los participantes.

Otro punto destacable es que en ninguno de los casos ejemplificados el cambio se hizo desde la administración; siempre se generó desde el propio centro, de abajo arriba (bottom-up).

Los autores señalan una serie de condiciones centrales que deben extenderse de manera transversal en las escuelas e impregnar la estructura y todos los procesos que en ellas se den:

  • Máxima información y libre circulación de ideas (acceso a la ciencia y las mejores obras de la humanidad)
  • Fe en la capacidad individual y colectiva de las personas para resolver problemas (altas expectativas para todas y todos)
  • Uso de la reflexión crítica para valorar ideas y políticas
  • Preocupación por el bienestar común (prioridad en la convivencia)
  • Preocupación por la dignidad y derechos de las personas y minorías (inclusión)
  • Idea de democracia no como un ideal que conseguir sino un conjunto de valores con el que vivir 
  • Promoción de instituciones sociales para ampliar la forma de vida democrática (participación de la comunidad)

Una lectura actualizada de “Escuelas democráticas” es muy recomendable para recordarnos cuáles son las condiciones necesarias para transferir los valores democráticos a los ciudadanos y ciudadanas que liderarán la sociedad en el futuro. Al igual que para darnos cuenta de que hay muchos centros en la actualidad que se esfuerzan para que existan todas las condiciones transversales que hacen que realmente el centro sea democrático.

[Más lecturas que mejoran el mundo de la educación]

Por Roger Doménech

Maestro de Educación Primaria y Educación Física