Tradiciones que unen a diferentes generaciones: ¿Vemos juntos “Qué bello es vivir”?

Esta historia comienza en un viaje en coche en la víspera de Navidad. Son fechas en las que, al igual que muchas personas, viajamos para celebrar con familiares y amistades que llega la Navidad y, con ella, ilusiones de reencuentro. Pero aquel viaje nos regaló una sorpresa mientras escuchábamos la radio: apareció una historia que no conocíamos; era la historia de “Qué bello es vivir”. 

Después de escuchar esa versión radiofónica, no pudimos evitar buscarla para verla y, posteriormente, compartirla con amistades, ya que no queríamos quedarnos solo para nosotros esta preciosa historia. Más tarde, hemos podido participar en tertulias dialógicas de películas; el enamoramiento de esta película y versión radiofónica ha crecido tanto con las interacciones que se ha convertido en una maravillosa tradición navideña. Lo cierto es que es una historia que tradicionalmente se ve en estas fechas navideñas porque destaca valores que muchas personas depositan en sus deseos cada año: las relaciones personales de calidad; la preocupación por las cosas importantes de la vida, por los temas que ayudan a todas las personas; o que la solidaridad sea reconocida socialmente en forma de amistad y de colaboración.  

Es una historia para todos y todas, se puede compartir con nuestros hijos e hijas (de todas las edades), en las aulas con el alumnado, con nuestras amistades en estos días de reuniones… pues crea oportunidades para reflexionar y dialogar juntos sobre algunos de los elementos que salen en la película. Como ya sabemos, estos momentos pueden ser muy transformadores, porque nos ayudan a poner el atractivo en la bondad y en las relaciones de más calidad basadas en los mejores sentimientos, incluso entre personas que no se conocen. Puede ser una nueva tradición navideña que quede en la memoria de pequeños y mayores. 

Sabemos el calado que tienen en nuestra socialización las películas que hemos compartido en nuestra infancia y adolescencia y esta, aunque sea en blanco y negro y sea una película que tiene décadas, gusta y apasiona a todas las personas incluidas las más pequeñas. Gusta a todos y todas por la calidad de su contenido y por lo bella que es. Por todo ello, esta es una película muy recomendable para verla especialmente el día de Navidad, pero también en cualquier momento del año. 

[Imagen: Freepik y Wikipedia]

Por Josep Maria Canal

Maestro de educación especial y primaria. Profesor de la Universidad Internacional de Valencia. Sus líneas de investigación incluyen las Actuaciones Educativas de Éxito, la inclusión educativa, las Nuevas Masculinidades Alternativas y la socialización preventiva de la violencia de género.