Durante los días 3 y 4 de marzo se está celebrando el congreso de Ciencia, Feminismo y Masculinidades en su quinta y prometedora edición. En uno de los simposios de la sesión de tarde del viernes, hemos presentado algunas de las claves para la prevención de la violencia en la infancia analizadas a través del proyecto I+D CHILDPRO. Ha supuesto una oportunidad excelente para un debate de alta calidad científica y humana, en un tema tan importante como el que aborda esta investigación.

El proyecto CHILDPRO: Nunca es demasiado pronto para prevenir la violencia de género: identificación y superación de conductas de riesgo en la infancia, dirigido por la Dra. Rocío García-Carrión, fue seleccionado por el Ministerio de Ciencia e Innovación para desarrollar una investigación científica sobre la violencia de género y concretamente centrada en su prevención desde las primeras edades. El objetivo principal del proyecto es avanzar en el conocimiento científico sobre la identificación y la prevención de la violencia de género en edad escolar, así como estudiar en profundidad aquellos entornos educativos seguros y de apoyo que logren prevenir y superar esta violencia, contribuyendo así a la igualdad de género.

Actualmente sabemos que la exposición a la violencia de género afecta muy negativamente al desarrollo de los niños y las niñas en Europa, teniendo alta prevalencia en las edades más tempranas. La literatura científica también nos indica que gran parte de la violencia escolar está directamente relacionada con el género y que el profesorado no suele identificar esta problemática cuando se trata de la infancia, lo cual dificulta su prevención y la aplicación de intervenciones eficaces. Por ello, decidimos realizar un valiente simposio que recoge los avances que hemos logrado identificar.

Si bien la violencia de género es una problemática a nivel mundial que suma víctimas de todos los perfiles sociales, los organismos internacionales como la Agencia de los Derechos Fundamentales de la Unión Europea advierten que cada vez son más jóvenes las personas que la sufren. Se ha evidenciado que en el contexto escolar la violencia de género se denuncia sólo ocasionalmente y no se suele identificar como un problema importante en la infancia. Por ello, tras realizar una exhaustiva investigación, se han identificado las siguientes características de las intervenciones eficaces en educación que contribuyen en este sentido:

  • Son intervenciones que están integradas en el currículo escolar.
  • Fomentan la participación del alumnado, el diálogo y la co-creación.
  • Promueven entornos escolares seguros.
  • Se basan en bases teóricas rigurosas avaladas por la evidencia científica.
  • Implican a diversos agentes comunitarios.
  • Están adaptados al contexto escolar específico.
  • Superan la violencia de género aisladora y promueven un posicionamiento activo en contra de la violencia.

Estas claves posibilitan entornos escolares más seguros y libres de violencia, lo cual contribuye no solo a la superación sino a la prevención de la violencia desde la primera infancia. 

Por Garazi Álvarez

Profesora e investigadora en Educación en la Universidad del País Vasco