Contribuciones del lenguaje académico, la toma de perspectiva y el razonamiento complejo a la comprensión lectora profunda

La comprensión lectora es uno de los factores fundamentales a la hora de de desarrollar una vida personal, laboral y social exitosa. En este periódico ya hemos hablado en diferentes momentos sobre cómo mejorar la comprensión lectora, la importancia del vocabulario para la mejora de esta comprensión o la influencia que tienen las pantallas en la comprensión lectora. 

Con el artículo “Contributions of Academic Language, Perspective Taking, and Complex Reasoning to Deep Reading Comprehension”, publicado en 2016 por la revista Journal Research on Educational Effectiveness, se investigó acerca del desarrollo de una comprensión lectora profunda, enriqueciendo las evidencias desarrolladas hasta ese momento. 

Las personas investigadoras analizaron los estudios realizados hasta ese momento en el ámbito de la comprensión lectora. En estos se observaba que las variables clave para la comprensión lectora eran tres: la decodificación, la comprensión oral y la comprensión escrita para los estudiantes noveles. Sin embargo, estas habilidades eran insuficientes para los lectores más hábiles o con más experiencia, ya que, como cita el estudio, solamente el 0,8% del alumnado de secundaria EEUU desempeña el más alto nivel de comprensión lectora establecido por PISA (Program of International Student Assessment):

«Las tareas de este nivel normalmente requieren que el lector haga múltiples inferencias, comparaciones y contrastes, que sean detallados y precisos. Requieren la demostración de una comprensión completa y detallada de uno o más textos y pueden implicar la integración de información de más de un texto. Las tareas pueden requerir que el lector se enfrente a ideas desconocidas, en presencia de información competitiva destacada, y que genere categorías abstractas para las interpretaciones. Reflexionar y evaluar las tareas puede requerir que el lector formule hipótesis o evalúe críticamente un texto complejo sobre un tema desconocido, teniendo en cuenta múltiples criterios o perspectivas y aplicando comprensiones sofisticadas más allá del texto. Una condición destacada para acceder y recuperar las tareas a este nivel es la precisión del análisis y la fina atención al detalle que pasa desapercibida en los textos.» (OCDE, 2013, Pág. 79)

Por este motivo, en el artículo analizado propusieron un modelo enriquecido de comprensión lectora basado en el nivel más alto mencionado arriba. Un modelo más cercano a las tareas de comprensión que se encuentran en la escuela secundaria, la educación superior y en muchos entornos laborales actuales y que los y las investigadoras nombran comprensión lectora profunda. 

Esta hipótesis propone el desarrollo de tres dominios que van más allá de la decodificación y la comprensión oral: lenguaje académico, toma de perspectiva y razonamiento complejo:

  • El lenguaje académico es aquel que se utiliza en los ámbitos escolares, por escrito y en entornos públicos formales.
  • La toma de perspectiva es la capacidad de reconocer que diferentes personajes tienen diferentes experiencias de los mismos eventos comunes, aspecto fundamental para comprender los conflictos literarios e históricos, crear hipótesis sobre el porqué de cada acción y el pensamiento de cada uno de los personajes.
  • El razonamiento complejo es todo lo que tiene que ver con la complejidad en el razonamiento sobre la evidencia, investigación, verdad, conocimiento, conflicto y deliberación. Es la capacidad de pensar eficazmente sobre cuestiones complejas que no tienen una única respuesta correcta.

En este estudio que se realizó incluyendo 2933 estudiantes de 124 aulas de diferentes edades y orígenes se propuso probar la hipótesis de que la comprensión lectora profunda está codeterminada por estas tres capacidades

Mediante diversos instrumentos de toma de datos para cada una de las capacidades estudiadas y la Evaluación Global Integral basada en Escenarios (GISA, por sus siglas en inglés), se llegó a la conclusión preliminar de que: 

  • El lenguaje académico fue el más fuerte de los predictores para la comprensión lectora profunda.
  • Es importante para el alumnado adolescente ser capaces de interpretar perspectivas variadas en roles, circunstancias y antecedentes culturales de un personaje o autor. 
  • Se evidencia de forma preliminar que el razonamiento complejo es un predictor significativo.

El artículo concluye dando dos claves para afrontar el reto de la comprensión lectora profunda. Por un lado, debemos hacer hincapié en que, para que nuestro estudiantado tenga éxito en la escuela media y superior, deben aprender de actividades más complejas en todas las disciplinas donde se analicen e interpreten textos más sofisticados. Por otro lado, es importante garantizar que el profesorado comprende y tiene conocimiento sobre estos dominios, ya que sensibilizar al profesorado ante estos desafíos mejorará el aprendizaje de las áreas de contenido, así como los resultados en alfabetización. 

Dada la evidencia sobre este tema, ¡pongámonos en marcha! Prioricemos las acciones que ya se sabe que consiguen los mejores resultados. Formémonos para mejorar los resultados

[Imagen: Freepik]

Por Francisco Orgilés

Maestro de música y primaria en el colegio Virgen de la Salud de Elda