Con el curso recién estrenado, muchas escuelas seguimos planificando diferentes aspectos que repercutirán en los aprendizajes de nuestro alumnado. Uno de ellos, importantísimo, es el libro o libros de lectura que elegiremos para trabajar con los niños, niñas y adolescentes, ya que dependiendo de su calidad literaria, de la adaptación que escojamos y de cómo lo vayamos a tratar, los diálogos que se puedan generar serán más o menos enriquecedores.

Las aventuras de Tom Sawyer, de Mark Twain, puede ser una elección muy acertada, y más si empezamos en breve, ya que aún lo podemos vincular con las vivencias del verano, con temas que pueden desmontar el atractivo hacia la aventura como situación que implica riesgo, peligro, inseguridad. Se presta a dialogar sobre temas profundos y universales que preocupan a niños, jóvenes y adultos, desde una mirada crítica que permita detectar situaciones o experiencias que incluyen desprecio, engaño o falta de interés por aprender, por ejemplo. En contraposición, ese diálogo ayuda a establecer los criterios o las pistas que nos permitan detectar las relaciones de buen trato, la verdadera amistad o el amor ideal, despertando y afianzando en el grupo el deseo por estas. 

Una apuesta segura es la de hacerlo mediante una tertulia literaria dialógica o hacer lectura dialógica con ellos y ellas, según versiones, edades y posibilidades. De este modo, entre todos y todas, también los voluntarios y voluntarias que participen (si es el caso), facilitaremos un espacio dialógico seguro y libre de violencia donde poder comunicarnos, intercambiar ideas, resolver dudas, afianzar vínculos de amistad, potenciar el deseo hacia lo bueno, bello y verdadero, etc.

Como muestra de ello, pregunté a niños y niñas que participaron, cuando tenían entre 6 y 10 años, en un pequeño grupo de diálogo sobre Las aventuras de Tom Sawyer junto a personas adultas de confianza, si recomendarían leer este libro y por qué, y sus respuestas fueron:

«Yo recomendaría leer Tom Sawyer para hacer tertulia porque, sola, no me gusta… Uy, pues, no sé… porque es muy de chulitos, ¡y hacen unas cosas! Porque si lo hablamos con nuestros amigos podemos saber mejor qué es de valientes y qué no.»

«He leído dos veces el libro: en clase y con amigos fuera del cole. Me ha gustado mucho pero, si lo hubiese tenido que leer solo, no me lo habría terminado porque no me gustaba lo que hacía Tom con sus amigos. Y a mis amigos del cole tampoco. Pensaban como yo. Hablábamos de las cosas que no estaban bien, de cómo les perjudicaba. Yo sufría por Tom.»

«Es un libro con muchos temas para hablar. Si no lo hubiera leído en tertulia, no lo habría disfrutado tanto.»

«Me ha gustado leer este libro porque los personajes que salen son más o menos de mi edad y las aventuras que viven podrían estar relacionadas con la vida real.»

«Recomendaría leer Tom Sawyer porque es un libro muy emocionante por las extrañas aventuras que tiene Tom, que las hablamos y nos ayuda a saber que son peligrosas. Si elegimos eso, pues… nos pueden pasar cosas y pasarlo mal. No me gustan las actitudes violentas y egoístas que hay.»

Como se puede comprobar en sus palabras, es sin duda una lectura que les gusta, que les conecta con sus intereses y, al poderla dialogar con más personas, les puede ayudar a reflexionar sobre la importancia de saber elegir qué hacemos, con quién, cuándo y cómo, a cualquier edad. 

[Imagen: Freepik]

Por Elísabet Gómez

Maestra de educación infantil y primaria