Recientemente se ha publicado en la sección Teaching Tips el artículo Implementation of Surfing in Physical Education en una de las revistas más prestigiosas del ámbito de la Educación Física: Journal of Physical Education, Recreation and Dance. Se trata de un artículo breve y muy conciso en el que se plantea la implementación del surfing en el área de Educación Física desde un enfoque dialógico. En el marco de Retos Interactivos con Responsabilidad Compartida, un modelo fundamentado en el aprendizaje dialógico, se plantea el aprendizaje del surf en tres fases consecutivas: (1) tierra, (2) piscina y (3) mar. 

Hay varios aspectos a destacar en la propuesta planteada; el primero tiene lugar antes de la puesta en práctica: la cocreación. Diversos diálogos se han mantenido entre investigadores, profesores de Educación Física, expertos en la enseñanza del surf, educadoras sociales, familias y alumnado para configurar la propuesta. 

Durante la implementación destaca la organización del aula y la presencia de personas adultas diferentes al profesor:

  • Se privilegian los grupos interactivos, la organización del aula que mejores resultados reporta actualmente a nivel socioemocional, instrumental y convivencial. 
  • La participación de familiares y personas con experiencia en surfing, bien dinamizando los grupos interactivos, bien dando apoyo experto en alguna actividad o dominio concreto. 
  • Asegurar espacios libres de cualquier tipo de violencia previene el sufrimiento de las víctimas y facilita que no existan las autoexclusiones del alumnado en la práctica de las actividades planteadas. Especial atención merece la fase de la piscina, siendo necesario un trabajo previo de socialización que ha evitado situaciones humillantes o violentas. 

El último aspecto importante tiene que ver con la sostenibilidad del proyecto. Hasta ahora, el recorrido de cuatro cursos académicos ha estado garantizado por la involucración de las familias, la cesión de material necesario por parte de diferentes federaciones, la facilidad en el acceso a la piscina y la solidaridad de las personas voluntarias.   

La propuesta planteada en el artículo es un ejemplo de cómo basar las prácticas en evidencias científicas de impacto acerca la Educación Física al cumplimiento del ODS4: garantizar una educación inclusiva, equitativa y de calidad.

[Foto: Freepik]

Por José Manuel Castanedo

Profesor de Educación Física en el IES La Albericia y asociado en la Universidad Europea del Atlántico