El sueño de tener relaciones de calidad, incluyendo el amor romántico, tiene un efecto protector para las personas que lo desean y trabajan con entusiasmo para hacerlo realidad eligiendo para ello a las personas que también tienen ese deseo profundo de que lo bueno sea atractivo y lo atractivo sea bueno.

La investigación ya ha identificado que el amor romántico contribuye a tener relaciones de calidad en las que se une el deseo con los mejores sentimientos. Y no lo contrario. Impulsar a los niños y niñas, chicos y chicas, a creer que si sueñan tener relaciones bonitas, llenas de sentimiento y amor, están más expuestos a la violencia, se ha visto que es un bulo y que les empuja a tener relaciones vacías de sentimientos, instrumentales y peligrosas porque se vinculan fácilmente a la violencia, con los riesgos que ello conlleva.

Trabajar en las escuelas e institutos con acciones que tratan la amistad verdadera y el amor romántico e ideal, entendido como la relación afectiva que se basa en sentimientos profundos de afectividad, de amor, de solidaridad y de libertad, ya sabemos que previene de la violencia. Sabemos que protege porque también se relaciona con el sueño de tener una relación y una vida de calidad, y aleja a las personas del discurso coercitivo dominante que empuja a elegir personas contrarias a estos elementos del amor romántico. Si se elige a una persona dominante para tener una relación, estable o esporádica, el sentido común ya nos indica que la relación puede ser tormentosa, desagradable y violenta.  Además, ahora, la investigación sobre socialización preventiva de la violencia ya nos está dando muchas evidencias y muchos argumentos para favorecer actuaciones de éxito que nos permitan trabajar en los centros educativos y en cualquier entorno promoviendo el amor romántico, los mejores sentimientos, los sueños, que rompen el discurso coercitivo dominante.

[Imagen: Freepik]

Por Josep Maria Canal

Maestro de educación especial y primaria. Profesor de la Universidad Internacional de Valencia. Sus líneas de investigación incluyen las Actuaciones Educativas de Éxito, la inclusión educativa, las Nuevas Masculinidades Alternativas y la socialización preventiva de la violencia de género.