Ya en otros artículos de PE se ha reflejado el gran interés que en ámbitos científicos y sociales está despertando la teoría de la sociedad dialógica y cómo el impacto social y la cocreación dialógica son claves por las que gustan y son cada vez más demandadas las actuaciones que parten de estos criterios por las mejoras que generan.

Todo ello está motivando, en la sociedad dialógica en la que vivimos, que la ciudadanía demande de manera imperiosa evidencias científicas en todos los ámbitos de su vida. Un ejemplo de ello son los cientos de docentes, familias y escuelas que demandan formaciones basadas en evidencias científicas y llevan a cabo actuaciones educativas de éxito que se han revelado como las mejores evidencias de impacto social (ECIS) para obtener el mayor y mejor aprendizaje en convivencia y en valores.

Un paso más —y pionero— ha tenido lugar el pasado viernes 22 de marzo, al llegar también las evidencias de impacto social al ámbito del fútbol a través del convenio de colaboración que la Federación Asturiana de Fútbol firmará con el grupo CREA de la Universidad de Barcelona y la asociación Asturias AEBE para llevar las ECIS a su Protocolo de Bienestar y Protección a la Infancia y Adolescencia frente a la Violencia.

El convenio insistirá en las evidencias en torno a la violencia para concretarlas en el fútbol: desde cómo identificar todo tipo de violencia a neutralizar prácticas que, aun hechas con buena voluntad, encubren las conductas de acoso y abuso. Además, con las evidencias se buscará no solo prevenir y parar a posibles infractores, sino lograr cambios en el deseo a la hora de actuar. Aunque las medidas punitivas son necesarias, con las evidencias se pondrá el foco en cuán imprescindible es la creación de espacios en los que se posibilite un lenguaje del deseo que vaya unido al lenguaje de la ética, de manera que todos y todas no solo sepan cómo actuar bien, sino que lo deseen.

Se abre así un camino muy esperanzador de transformación y mejora para todo el fútbol asturiano y también para menores y jóvenes deportistas de toda España, por tratarse de una actuación pionera que traerá muchas mejoras en la seguridad de la infancia y la adolescencia.

Por Benjamín Menéndez

Profesor de secundaria en el IES Alfonso II. Miembro de Asturias AEBE.