Poseer un buen dominio de la lengua vehicular de la escuela está estrechamente relacionado con el éxito escolar. Conseguirlo es un reto global prioritario. Hoy en día el 40% del alumnado a nivel mundial está escolarizado en modelos educativos en los que la lengua vehicular no es la lengua que conocen y hablan en la familia. Además, para el alumnado que sí conoce la lengua escolar desde casa también es un reto aprender el registro académico de la lengua. Por lo tanto, el aprendizaje eficaz de las lenguas de instrucción es un reto fundamental que hay que abordar para lograr el éxito escolar para todo el alumnado.

Hay investigación reciente que aporta evidencias sobre la gran importancia de la amistad respecto al aprendizaje de lenguas en la escuela. Estos estudios sugieren que la amistad resulta clave para responder a este reto. Hay investigaciones que han demostrado que las personas que se consideran “mejores amigas” o “mejores amigos” mútuamente constituyen las interacciones más propicias para el aprendizaje de las lenguas de instrucción escolar. Este estudio también analizó si el número de amistades influía en los resultados, pero no pudieron concluir que el número tuviera repercusión, mientras que sí identificaron la gran influencia de las relaciones de amistad más estrechas. Esta investigación está en línea con otras investigaciones que han demostrado la importancia de la amistad en el ámbito educativo.

Hoy en día, la investigación ha demostrado que la falta de relaciones humanas de calidad es un factor de riesgo para la salud, tanto como el tabaco, la polución u otros factores conocidos. En cambio, la amistad mejora notablemente la calidad de vida e impulsa la capacidad de transformación.

Siendo la amistad tan importante e influyente, las personas que estamos involucradas en el ámbito educativo no deberíamos simplemente esperar a que ocurra. Hay actuaciones que contribuyen a facilitar relaciones humanas de calidad. En un informe reciente se concretaban las actuaciones que conseguían fomentar relaciones de calidad en la infancia y la adolescencia, así como algunas actuaciones o programas que no habían demostrado su eficacia. Uno de los temas clave para llevar estas actuaciones a buen puerto es el tema de las masculinidades. Las posibilidades de éxito de nuestras iniciativas serán mucho mayores si introducimos la perspectiva de las masculinidades, siempre y cuando lo que hacemos se base en evidencias científicas de impacto social y no en bulos, como desgraciadamente es bastante común.

Para facilitar que se puedan crear amistades de verdad, es decisivo distinguir entre diferentes tipos de masculinidades: las masculinidades tradicionales dominantes utilizan el mal trato como recurso, y las masculinidades tradicionales dominadas les siguen el juego. Es fundamental aislar los comportamientos basados en el mal trato, pero no solo desde la ética, ya que los comportamientos basados en el mal trato tratan de vincular mal trato con atractivo. Puede resultar chocante la primera vez que se oye, pero una vez que se empieza a mirar a las cosas desde esta perspectiva, se ve que es un fenómeno muy extendido. Disociar violencia y atractivo, asociar buen trato y atractivo, son claves. Las nuevas masculinidades alternativas abordan este reto con eficacia.

Promover la amistad es beneficioso en muchos sentidos. También para impulsar el aprendizaje de lenguas en las escuela. La investigación ya ha demostrado que no tenemos por qué quedarnos a la espera de que las circunstancias nos sean propicias. Hay cosas muy potentes que podemos hacer para impulsar que las condiciones se tornen a favor de la amistad y el aprendizaje. Es una gran oportunidad que tenemos todas las personas que estamos involucradas en el ámbito de la educación.

[Este artículo se publicó por primera vez en Df Diario Feminista, el 7 de marzo de 2024]
[Imagen: Freepik]

Por Harkaitz Zubiri

Profesor de la Universidad del País Vasco. Sus líneas de investigación incluyen la superación de las desigualdades en educación, especialmente en aprendizaje de segundas lenguas, la superación de la violencia de género y las masculinidades.