El derecho y la libertad de enamorarnos 

Hoy leeremos y escucharemos artículos y reportajes sobre los orígenes de la celebración de San Valentín, recomendaciones y trucos para enamorar a alguien o para hacer el regalo perfecto, o críticas al consumismo que se promueve cada año en estas fechas. Desde el Periódico Educación tenemos el compromiso de poner la mirada siempre en las cuestiones que mejoran las vidas de niños, niñas, jóvenes y personas adultas. Por eso hoy queremos ayudar compartiendo algunas evidencias científicas y reflexiones.

Hay personas que falsamente se autoproclaman expertas y difunden la idea equivocada de que el amor romántico y la búsqueda del amor ideal son factores que aumentan la probabilidad de sufrir violencia de género. En realidad, el verdadero amor excluye cualquier forma de violencia y, en su lugar, es un factor protector contra la violencia de género. Debemos tener cuidado con estas afirmaciones sin fundamento y recordar que el amor ayuda a prevenir la violencia.

Ese tipo de afirmaciones que contradicen las evidencias científicas se publican y se comparten con tanta insistencia que parece que pasan a formar parte de la opinión general. Las oímos tanto que a muchas personas les suenan coherentes y creíbles. En ocasiones, incluso desde la formación del profesorado y las administraciones públicas, se han llegado a elaborar y difundir materiales instructivos de “educación afectiva y sexual” que:

Sabemos por la literatura científica que las primeras relaciones afectivas son claves y que importan muchísimo para el desarrollo futuro de las y los jóvenes. Los centros educativos son entornos donde podemos cuidar y favorecer las relaciones entre niños y niñas, incorporando a los diálogos del día a día temas como la importancia de elegir para cualquier relación a personas que siempre nos traten bien. Además, como profesorado tenemos la posibilidad y la responsabilidad de acceder a las evidencias científicas sobre educación afectiva y sexual para no caer en los engaños que nos llegan desde diferentes ámbitos. 

Defendamos el derecho y la libertad de todos los niños y niñas, de todas las personas, a enamorarse y disfrutar de una vida satisfactoria, apasionante y libre de violencia.

[Más artículos sobre el amor y su relevancia para la educación]