El análisis de Jesús Gómez en su libro El amor en la sociedad del riesgo, cuando aborda el modelo alternativo de elección-atracción afectivosexual, es la semilla para la conceptualización de las Nuevas Masculinidades Alternativas que hizo Ramón Flecha en el año 2013 en las primeras jornadas que organizaba la asociación Homes en Diàleg. Este acto histórico significó un antes y después en los debates y diálogos sobre masculinidades que permiten superar la violencia de género y las diferentes violencias que se manifiestan en los contextos educativos y escolares. 

Las Nuevas Masculinidades Alternativas, según apunta la investigación, son claves porque se caracterizan, entre otros aspectos, por su posicionamiento claro contra la violencia, por la vinculación entre bondad y atractivo, por su seguridad y por la superación de la doble moral en la representación de las identidades masculinas. Este último rasgo es clave para vencer ese dilema que tenía Giddens en su obra La transformación de la intimidad: “¿Por qué un hombre sexy no puede ser bueno?” Las Nuevas Masculinidades Alternativas demuestran que ello sí es posible. Por eso resultan la alternativa y se alejan de la masculinidad tradicional dominante y de la oprimida, ya que ninguna de ellas consigue una transformación social tan radical y profunda; de hecho, estas últimas consiguen más bien lo contrario. 

Posteriormente, la investigación ha demostrado el impacto social que tienen en el ámbito escolar y en contextos educativos las Nuevas Masculinidades Alternativas. Esta tipología de masculinidades se visibiliza sobre todo en espacios como el club de valientes violencia cero y actuaciones educativas de éxito como los grupos interactivos realizando matemáticas, en tertulias dialógicas de películas o en las literarias. De modo que están logrando que los chicos y hombres que se posicionan, que actúan con valores y que apuestan por el éxito educativo, se conviertan en referentes y líderes dialógicos que mejoran su realidad y la de su contexto. 

Concluyo reivindicando la necesidad de fomentar intervenciones y políticas educativas basadas en las evidencias científicas de impacto social que apuntan que las Nuevas Masculinidades Alternativas son las que están consiguiendo una coeducación de mejor calidad. Algo muy necesario para soñar con un futuro esperanzador, algo por lo que Jesús Gómez apostaba en la dedicatoria de su libro: A todas las chicas y chicos, espejo del mundo futuro, que están viviendo el amanecer de las relaciones afectivosexuales.

[Imagen: iStock]

Por Oriol Ríos

Profesor titular en la Universitat Rovira i Virgili. Director de la revista científica indexada Masculinities and Social Change